6 sept. 2012

Botella Pastor, Virgilio


Virgilio Botella Pastor

 

Nacido en Alcoy (Alicante) el 27 de octubre de 1906. Cursó el bachillerato y la licenciatura en Derecho en Madrid, donde se había trasladado su familia en 1916. En 1926 ingresó en el cuerpo de Intendencia de la Armada, residiendo en Cartagena. En 1930 ascendió a capitán, dejando la Marina para ocuparse del bufete de abogados de su padre, Juan Botella Asensi, futuro Ministro de Justicia, y de Álvaro de Albornoz. En 1937 fue nombrado secretario de embajada, asistiendo a la Conferencia de la Sociedad de Naciones en Ginebra. Desempeñó una misión diplomática en el Consulado de Tánger en 1938, siendo destinado al final de la guerra a la base de Roses.

Refugiado en Francia, consiguió trasladarse a México con su familia en mayo de 1939 gracias a una ayuda para pasajes individuales del SERE. Debido a complicaciones de salud, se instaló inicialmente en Puebla. Al trasladarse a México, Francisco Méndez Aspe le nombró jefe de créditos de la Financiera del comité de ayudas negrinista. Al cerrar el CTARE en 1940, logró un empleo de gerente en una empresa textil de un “gachupín”, español de la antigua comunidad residente en México. En septiembre de 1945, reclamado sus servicios por José Giral, examinó los recursos devueltos por el gobierno mexicano al gobierno republicano en el exilio. En febrero de 1946, se trasladó, junto al Gobierno Giral, a Francia. Fue funcionario del gobierno republicano en el exilio durante once años, desempeñando la jefatura de sus Servicios Administrativos. En 1956 se incorporó a la UNESCO, donde trabajó hasta 1979. En 1971, Fernando Valera le ofreció, sin éxito, la incorporación al gobierno republicano. Residió en Madrid Gijón al regreso definitivo del exilio en 1985.

Botella sostuvo, sin base cierta, en sus memorias empezadas a redactar en 1979 en París, que la mayor parte de los bienes del Vita quedaron a salvo de la intervención del gobierno mexicano en noviembre de 1942 y, por tanto, del gobierno Giral en 1945.

Impartió conferencias en el Ateneo de Gijón en los años ochenta. Escribió numerosos libros, algunos autobiográficos, entre los que cabe citar: Tiempo de sombras (1978), El camino de la victoria (1979), Todas las horas hieren (1986); La gran ilusión (1988),

Murió en Gijón el 30 de diciembre de 1996.

 
Fuentes:

 
Virgilio Botella, Entre memorias. Las finanzas del gobierno republicano español en el exilio, estudio preliminar de Alicia Alted, Sevilla, Renacimiento, 2002.

Francisco Tovar, “La experiencia del exilio en tres novelas de Virgilio Botella”, Diálogos Hispánicos de Amsterdam, 9, 1990.

 
AM

No hay comentarios:

Publicar un comentario