4 sept. 2012

Albornoz Liminiana, Álvaro de


Álvaro de Albornoz Liminiana

 

Nacido en Luarca (Asturias) el 13 de junio de 1879. En la Universidad de Oviedo obtuvo la licenciatura de Derecho, siendo aún muy joven. En sus años de estudiante vivió la inquietud republicana en los círculos intelectuales ovetenses, cerca de sus maestros Leopoldo Alas Clarín y Adolfo Álvarez Buylla, conocedor este último del marxismo y creador de un Seminario de Sociología que funcionó en la biblioteca de la Facultad. Este ambiente primero, y más tarde el formado en Madrid en torno a Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza, le reforzaron en sus convicciones ideológicas.

Regresó a Luarca, donde ejerció la abogacía durante más de diez años. Comenzó su militancia en el PSOE y escribió en el periódico del partido en Asturias, La Aurora Social. Ingresó en 1909 en el Partido Republicano Radical de Lerroux, consiguiendo el acta de diputado por Zaragoza en 1910, acta que mantuvo hasta las siguientes elecciones de 1914. Ese año abandonó el Partido Radical. En los años sucesivos se dedicó a ejercer la abogacía compaginándola con una gran labor ensayística. No sería hasta 1929 cuando en la Cárcel Modelo de Madrid fundó y lideró junto con Marcelino Domingo el Partido Republicano Radical Socialista (PRRS).

Miembro del Comité Revolucionario en 1930, tras la proclamación de la II República Española fue diputado en las Cortes Constituyentes de la República y ministro de Fomento y Justicia durante el bienio republicano-socialista. El fruto de su gestión ministerial fueron las leyes laicas de la República (disolución de la Compañía de Jesús, Divorcio, supresión del presupuesto de Culto y Clero, reglamentación de las Órdenes Religiosas, etc.). En 1933 fue nombrado como primer Presidente del nuevo Tribunal de Garantías Constitucionales. Ese mismo año surgieron profundas disensiones en el seno del Partido Radical Socialista, ya que el ala más conservadora del mismo liderada por Gordón Ordás se oponía a seguir colaborando con el PSOE, mientras que el ala más progresista (encabezada por Albornoz y Marcelino Domingo) era favorable, por lo que este sector se salió del mismo y fundó el Partido Republicano Radical Socialista Independiente, que tuvo una vida muy corta, ya que en 1934 se fusionaría con otros partidos, formando Izquierda Republicana.

El 27 de julio de 1936, una vez iniciada la Guerra Civil, fue nombrado embajador de la República en París, hasta que en el mes de septiembre fue sustituido por Luis Araquistáin.

Formó parte de la Diputación Permanente de las Cortes, refugiada en Francia, que rechazó la continuidad de la legalidad del gobierno Negrín en el exilio. Trasladado a México, fue miembro de Acción Republicana Española y del Ateneo Salmerón. Formó parte del comité de la Junta Española de Liberación, en representación del partido Izquierda Republicana, colaborando estrechamente con Indalecio Prieto. Desempeñó el Ministerio de Justicia en los gobiernos de José Giral hasta 1947, y más tarde fue nombrado presidente del Gobierno republicano en el exilio, cargo que ocupó al frente de dos gobiernos consecutivos: el primero, de 1947 a 1949 y el segundo, de 1949 a 1951.  Los gobiernos en el exilio que presidió fueron formados exclusivamente por partidos republicanos y catalanistas por lo que, unido a la guerra fría y al agotamiento de los fondos financieros, tuvieron un peso muy limitado, casi reducido a lo simbólico. Murió en México el 22 de octubre de 1954.

Escribió multitud de ensayos políticos: La Instrucción, el ahorro y la moralidad de las clases trabajadoras (1900), No liras, lanzas (1903), Individualismo y socialismo (1908), Ideario radical (1913), El partido republicano (1918), El temperamento español, la democracia y la libertad (1921), La tragedia del estado español (1925), Intelectuales y hombres de acción (1927), El gran collar de la justicia (1930), El gobierno de los caudillos militares (1930), La política religiosa de la República (1935), Al servicio de la República. De la Unión Republicana al Frente Popular. Criterios de Gobierno (1936), Páginas del destierro (1941),  y Semblanzas españolas (1954).

 

Fuentes:

 

Juan Avilés, La izquierda burguesa y la tragedia de la Segunda República, Madrid, Comunidad, 2006.

Rosario Alonso, Historia, diplomacia y propaganda de las instituciones de la república española en el exilio, Madrid, FUE, 2005.


 

AM

No hay comentarios:

Publicar un comentario