4 sept. 2012

Aliaga Lledó, Serafín


Serafín Aliaga Lledó

 

Nacido en 1915 en la localidad alicantina de San Vicente de Raspeig. De familia obrera, como tantos dirigentes sindicales de su tiempo ni siquiera pudo terminar sus estudios primarios y tuvo como primera ocupación acompañar como lazarillo a un ciego. Después, se dedicó a vender periódicos por las calles de Alicante, una tarea en la que se empleaban tantos jóvenes sin oficio; pero el espíritu rebelde de Serafín Aliaga le llevó a fundar un Sindicato de Vendedores de Periódicos adherido a una CNT que se reconstruía al calor de la crisis de la Dictadura primorriverista.

Durante la República participó en la creación de las Juventudes Libertarias alicantinas, junto a Tomás Cano Ruiz, y escribió sus primeros artículos para la prensa libertaria provincial, actividades que provocaron su detención en las primeras semanas de 1936. Al comenzar la Guerra Civil, colaboró activamente para preservar la lealtad de Alicante a la República, pero muy pronto marchó a Madrid para formar parte del núcleo dirigente de la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias (FIJL).

Partidario de la colaboración de la CNT en los gobiernos de la República, la defendió con ardor en el Pleno Nacional que la FIJL celebró en Valencia en febrero de 1937, enfrentándose a José Peirats. Después de los sucesos de mayo de ese mismo año en Barcelona, se mantuvo fiel a ese espíritu de colaboración y fue elegido por los jóvenes anarquistas para presidir la Alianza Juvenil Antifascista, una plataforma unitaria de las organizaciones juveniles del Frente Popular establecida en agosto de 1937. En el año 1938 llegó a firmar un pacto de unidad con las Juventudes Socialista Unificadas (JSU), que fue muy criticado por un amplio sector de los anarquistas españoles. No por eso dejó de ganar protagonismo en la CNT, pues resultó elegido delegado de la Regional de Levante en el Comité Nacional cenetista que tenía a Mariano Rodríguez Marianet como secretario general.

Antes de que terminase el conflicto bélico, fue enviado a América para que recabase apoyos para la República, y aunque en un primer momento formó parte del Consejo General del Movimiento Libertario Español en el exilio, establecido en París en febrero de 1939, como representante de las Juventudes Libertarias, su oposición al golpe del coronel Segismundo Casado le valió su rápida expulsión de los órganos directivos del anarquismo exiliado.

Marchó de vuelta a América y se afincó en México, después hacer una escala temporal en la República Dominicana. En al año 1941 ingresó en el PCE y colaboró con las instituciones republicanas en el exilio que presidía Juan Negrín. Una vez acabada la Segunda Guerra Mundial se trasladó a Francia, primero, y a Checoslovaquia, después, donde siguió militando en el partido comunista, de cuyo Comité Central formó parte desde 1960.

Tras la muerte del general Franco, retornó a España y participó en la conversión de Comisiones Obreras en una confederación sindical clásica, gracias a su experiencia en Praga como miembro del aparato de la Federación Sindical Mundial, la internacional de sindicatos de orientación comunista. En el primer Congreso Confederal de CCOO, que se celebró en 1978, fue nombrado Secretario de Relaciones Internacionales. Falleció en Madrid en 1990 y en la actualidad la Fundación Paz y Solidaridad de CCOO, que tiene como objetivo la promoción de la cooperación internacional, lleva su nombre.

 

Fuentes:

ÍÑIGUEZ, Miguel. Enciclopedia histórica del anarquismo español. Vitoria. Asociación Isaac Puente, 2008.

PANIAGUA, Javier y José Antonio PIQUERAS. Diccionario biográfico de políticos valencianos (1810-2003). Valencia. Alfons el Magnànim. 2004.


JPC

No hay comentarios:

Publicar un comentario