5 sept. 2012

Álvarez Fernández, Ángel


Ángel Álvarez Fernández (Angelín)

 

Nacido en Gijón el 24 de mayo de 1909.  Hijo de una familia obrera de raíces republicanas, el padre trabajaba como barrenista en una cantera y la madre vendía pescado por la calle. El matrimonio tuvo catorce hijos, de los que sobrevivieron cinco, siendo Ángel el mayor. Entre 1920 y 1925 tuvieron una taberna (chigre) en el puerto del Musel, en una casa donde tenía su sede la Sociedad de Obreros de la Construcción y Reparación del Puerto de la UGT. Ángel cursó estudios básicos y a los doce años comenzó a trabajar como aprendiz en una cantera. A los dieciséis ingresó como motorista en la Corporación de Prácticos del puerto del Musel y luego como marino.

A comienzos de los años 30 comenzó sus actividades sindicales y políticas. Antes de que se proclamara la República participó en la reorganización de los Sindicatos de la CNT del puerto. En 1931 fue elegido secretario del Sindicato de Transportes de la CNT, siendo luego presidente del mismo. También fue secretario del Sindicato de Inquilinos hasta que la minoría comunista fue expulsada de la CNT en 1932. Entró en contacto con el PCE a finales de 1930 y se afilió en los primeros meses de 1931. Ese año fue elegido secretario de la célula del puerto de Gijón y, al año siguiente, miembro del Comité Local de la ciudad. Entre 1930 y 1932 fue detenido en dos ocasiones y pasó dos meses en prisión, siendo además despedido de su trabajo a causa de su participación en la huelga general que tuvo lugar en Gijón en diciembre de 1931.Cuando los comunistas fueron expulsados de la CNT arrastraron consigo al Sindicato del Transporte Marítimo y Terrestre, que se constituyó en la base de la Federación de Sindicatos Locales de la Confederación General del Trabajo Unitaria (CGTU) hasta su fusión con la UGT en 1935. En 1933-1934 perteneció al Comité Provincial del PC de Asturias, siendo candidato del partido por esta circunscripción en las elecciones de 1933.

Participó en el movimiento de octubre de 1934 en calidad de integrante del Comité local del PC en Gijón, tomando parte en los combates callejeros y organizando la resistencia del barrio de Cimadevilla, en el que se constituyó un Comité de Defensa (el “soviet de Cimadevilla”) del que fue elegido presidente. Tras el bombardeo por parte del crucero Cervera, organizó la evacuación de sus camaradas más comprometidos. Por su responsabilidad en los hechos, fue condenado a muerte en rebeldía. Terminado el movimiento, salió de Asturias con dirección a Madrid, primero, y a la URSS después, donde llegó en enero de 1935. En Moscú asistió a la Escuela Leninista, siendo responsable del colectivo español. Regresó a España a comienzos de 1936. Se incorporó entonces al Comité Provincial del PC y fue elegido presidente del Sindicato de Obreros Portuarios, Marítimos y Pescadores de la UGT de Gijón. Fue elegido compromisario por Oviedo para la elección de Presidente de la República el 10 de mayo de 1936.

En julio participó como voluntario en las milicias que sofocaron la sublevación militar en Gijón y contribuyó a la organización del cerco de Oviedo. En ese periodo fue designado secretario del Comité Provincial de Asturias del PCE. Organizó las unidades del partido que participaron en los intentos de contención de las columnas gallegas, en la defensa del Mazucu y el Naranco y en la defensa del cinturón de hierro de Bilbao. A la caída de Vizcaya en junio de 1937 se organizó un Comité del PC para el Norte que abarcaba partes de Euskadi, Santander y Asturias. Angelín fue nombrado responsable de este Comité.

En 1937 fue designado miembro del Comité Central del PCE, saliendo del Norte por mar a la caída de  la región en octubre de 1937. En esta época su mujer, Enriqueta Moreno Montes, salió hacia la URSS con los tres hijos del matrimonio –Ángel, Enrique y Mercedes-, a los que dejó en acogimiento en este país para volver al lado de su marido. Volvió a la España republicana, donde desempeñó distintas tareas para el partido hasta marzo de 1939, en que partió con dirección a Orán. Detenido por las autoridades francesas, fue designado responsable del trabajo en los campos de concentración del sur de Francia, hasta que fue internado junto con Juan Ambou en Sant Cyprien, de donde se fugó. Sufrió entonces un grave accidente de tráfico que le mantuvo alejado del trabajo político hasta finales de 1941.

En noviembre fue enviado a América para su tratamiento y convalecencia, primero a México (1940) y luego a Cuba (1941). Este año volvió a México, donde se hizo cargo de la Delegación del PCE en la capital, puesto que desempeñó hasta finales de 1944, junto con la corresponsalía del diario Nosotros, editado por la Casa de la Cultura de La Habana y un trabajo como comercial y jefe de compras de la fábrica Vulcano. En octubre de 1944 salió de México con dirección a Europa. Tras atravesar el Atlántico cruzó clandestinamente España y llegó a Francia por Irún en enero de 1945. Una vez allí fue responsable de la comisión de trabajo del partido y de la escuela de formación de cuadros. Entre 1945 y 1949 fue miembro suplente del Buró Político.

En 1950 se exilió en la República Democrática Alemana (RDA), en la ciudad de Malchow, en el distrito de los lagos de Mackemburgo. Llegó de Francia tras ser detenido en el marco de la operación Bolero-Paprika (1950), junto con Leandro Carro y Cristóbal Errandonea. En aquel momento se encontraba en Paris, donde participaba en el Buró Político junto con Santiago Carrillo, Francisco Antón, José Moix y Enrique Lister. Angelín fue el único detenido y por eso y por haber aceptado marcharse a la RDA –pues el acuerdo del BP era que nadie escogería voluntariamente ningún país para ser expulsado- fue excluido de los órganos de dirección “por haber cometido serios errores en el campo ideológico”. Fue separado del Comité Central y expulsado del PCE en 1956, aunque siguió como obrero en una fábrica de Dresden. Allí nació su último hijo, José, en 1952. En 1973 fue rehabilitado y asumió de nuevo un cargo de responsabilidad, el de representante del PCE ante el Comité Central del Partido Socialista Unificado de Alemania (SED) hasta su muerte. Murió en Dresde el 1 de agosto de 1975.

 

Fuentes:

-        Documentación personal e información proporcionada por su hija, Mercedes Álvarez (2012).

-        Heine, Harmut: “El exilio republicano en Alemania Oriental (República Democrática Alemana-RDA)”. Migraciones y Exilios, 2-2001, pp. 111-121.

-        Morán, Gregorio: Miseria y grandeza del Partido Comunista de España, 1939-1985. Barcelona, Planeta (1986).

 
FH

No hay comentarios:

Publicar un comentario