6 sept. 2012

Bergamín Gutiérrez, José


JOSÉ BERGAMÍN GUTIÉRREZ

 

Nacido en Madrid el 30 de diciembre de 1897. Estudió Derecho en la Universidad Central de Madrid. Discípulo y amigo de Miguel de Unamuno fue un literato a caballo entre generaciones pues colaboró en la revista Índice, dirigida por Juan Ramón Jiménez y participó en los orígenes de la generación del 27 llegando a ser el editor de sus primeras publicaciones. Republicano declarado, durante la República llegó a ostentar brevemente el cargo de Director General de Seguros en el primer Ministerio de Trabajo dirigido por Largo Caballero. Aunque, en 1933, fundó la revista Cruz y Raya centrándose más en las actividades culturales que en las políticas.

Durante la Guerra Civil Bergamín presidió la Alianza de Intelectuales Antifascistas y fue nombrado agregado cultural en la Embajada española en París, donde se ocupó en buscar apoyos morales y financieros para la República. Al finalizar la guerra se exilió en México dónde continuó sus actividades culturales. Allí fundó la revista España Peregrina, una de las primeras y más prestigiosas revistas literarias impulsadas por los desterrados en América y que contó con colaboradores de la talla de Juan Larrea, Francisco Giner de los Rios, Pedro Garfias y Juan Vicens entre otros. No obstante, la andadura de esta revista cultural fue muy corta pues solamente llegó a publicar ocho números de febrero a octubre de 1940.

José Bergamín ocupó, también,  un lugar fundamental en uno de los más destacados proyectos culturales del negrinista Comité Técnico de Ayuda a los Republicanos Españoles (CTARE): la Editorial Séneca. La Editorial Séneca comenzó a funcionar en septiembre de 1939 basándose en un proyecto elaborado por la Junta de Cultura Española de la que formaba parte el propio Bergamín. Esta empresa pretendía incrementar los lazos culturales con la América Hispana al tiempo que podría representar un medio desde el que dar a conocer en América el espíritu de la “verdadera” España, representada  a través de las obras de sus más grandes autores remarcando la diferencia con la España franquista. José Bergamín, como gerente de esta nueva editorial se encargaba de su administración y la dirección de su programa editorial. Los primeros pasos de esta nueva institución fueron muy prometedores, la gran calidad de sus publicaciones le hizo tener muy buena acogida entre los profesionales del sector, sin embargo las ventas no respondieron de forma tan entusiasta. Las escasas ventas hicieron que se acumularan las pérdidas de una entidad que sólo pudo sobrevivir algunos años gracias a las continuas aportaciones del CTARE, empeñado en mantener a flote una institución cultural que podía llegar a representar un relevante legado de su actuación. Sin embargo, hacia 1942 José Puche, director del conglomerado empresarial heredado del CTARE agrupado en torno a su institución financiera, la FIASA, decidió no continuar invirtiendo en la editorial que debería comenzar a reducir sus actividades. Esta decisión originó un enfrentamiento con José Bergamín que defraudado por la actitud de Puche aún confiaba ciegamente en la validez del proyecto y la solidez de su plan editorial. No obstante, la editorial Séneca aún pudo sobrevivir algún tiempo hasta finales de la década de los cuarenta.

Poco después Bergamín abandonaría México para continuar sus años en el exilio en Venezuela, Uruguay y, posteriormente, Francia. En 1958 regresó a España donde publicaría Renuevos de Cruz y Raya, sin embargo, las presiones gubernamentales le hicieron exiliarse de nuevo en 1963 regresando definitivamente en 1970. Instalado en Madrid, durante la transición se dedicó al activismo a favor de la República. Sus últimos años los pasó en el País Vasco, falleciendo en Fuenterrabía (Guipúzcoa) el 28 de agosto de 1983.

 

Fuentes:

SANTOJA, Gonzalo: Al otro lado del mar: Bergamín y la editorial Séneca. Barcelona: Galaxia Gutemberg, 1997;  J

osé Bergamín, poeta de una España peregrina, Cuaderno de investigación bergaminiana, http://josebergamin.hypotheses.org/ ;

Archivo José Puche, Fundación Pablo Iglesias.

Archivo del CTARE, Museo de Antropología e Historia  del INAH.


 

AV

No hay comentarios:

Publicar un comentario